Certificación energética

Comparte en tus redes sociales:

 

¿Qué es una vivienda eficiente energéticamente hablando?

 

Una vivienda “eficiente” es aquella que consume la energía mínima para satisfacer su demanda energética en unas condiciones normales de funcionamiento y ocupación. Esta demanda energética será la suma de la energía necesaria para calefacción en invierno, refrigeración en verano, ventilación, producción de agua caliente sanitaria e iluminación, con el fin de mantener las condiciones de confort térmico y lumínico y la calidad de aire interior.

 

¿Qué es el certificado de eficiencia energética (CEE)?

 

Es el documento elaborado por un técnico competente (certificador) con información sobre las características y eficiencia energéticas de un edificio o vivienda. Desde el 1 de junio de 2013 es obligatorio tanto para edificios de viviendas de nueva construcción, como para los ya existentes que se quieran vender o arrendar.

 

Tras el proceso de certificación se obtiene una calificación con la Clase Energética, que va desde la A, en los energéticamente más eficientes, hasta la G, para los menos eficientes. Se refleja en la etiqueta de eficiencia energética de forma muy similar al distintivo con el que ya cuentan los electrodomésticos.

 

 

¿Para qué sirve?

 

Facilita información objetiva al comprador o arrendatario sobre las características energéticas del edificio o vivienda, lo que constituye un criterio importante a la hora de valorar y elegir. La mejora de la eficiencia energética en una vivienda, añade más valor al inmueble.

 

 El CEE tiene una validez de 10 años, siendo el propietario del inmueble el responsable de su renovación. Sin embargo, es posible solicitar un nuevo certificado antes de que caduque si se emprenden mejoras para favorecer la eficiencia energética, que se verán reflejadas en clase energética.

 

¿Qué diferencia hay en la práctica entre “A” y “G”?

 

Una vivienda unifamiliar en Madrid de 120 m2 de superficie con la etiqueta energética A tendrá un consumo anual de gas y electricidad en torno a los 5.400 kwh, lo que equivale a la emisión de 1,1 toneladas de dióxido de carbono y supone un gasto de 533 euros anuales. La misma vivienda con la etiqueta energética G tendrá un consumo energético anual de 45.600 kwh, equivalente a la emisión de 9,7 toneladas de dióxido de carbono y con un desembolso de 4.724 euros anuales. Es decir, un 89% más de consumo frente a la vivienda de clase A.

 

¿Qué aporta Arka al certificado energético?

 

Creemos que visitar la vivienda que se certifica es fundamental para hacer un buen certificado energético, por lo que uno de nuestros técnicos visitará tu vivienda para la toma de datos. Posteriormente recibirás tu certificado energético y además un informe extra en el que aportamos las medidas de mejora que favorecerán la eficiencia energética de tu vivienda.

Puedes contactar con nosotros y, según las dimensiones de tu vivienda, te daremos un presupuesto ajustado de la Certificación Energética.