Insuflado de cámaras de aire

Comparte en tus redes sociales:

 

¿Por qué es importante el aislamiento en una vivienda?

 

Si saliéramos a la calle sin abrigarnos en invierno, tendríamos frío. Lo mismo le ocurre a nuestra casa si no está adecuadamente aislada: El calor que generamos con la calefacción se escapa por la envolvente de la vivienda. Por ello, el aislamiento térmico es fundamental para mantener el confort térmico sin derrochar energía.

 

¿Mi vivienda está aislada si tengo cámara de aire?

 

El aire no es un material aislante, porque no tiene resistencia térmica, es decir, no se opone al paso del calor por conducción. Para que un material se considere aislante debe ofrecer una alta resistencia térmica, mayor que la de los materiales convencionales empleados en la construcción como yeso, ladrillos y morteros.

 

El aislamiento no se ve, pero se nota.

 

¿Tengo que hacer obra para aislar mi vivienda?

 

No es necesario. Gracias a la tecnología alemana del insuflado se puede aislar la casa en un día, sin obra. El aislante queda totalmente compacto en el interior rellenando al 100% cámaras y cavidades, sin juntas y sin puentes térmicos y sin asientos.

 

¿Qué material es el más recomendable para aislar?

 

La celulosa insuflada ISOFLOC, reciclada a partir de papel de periódico triturado, a la que se añaden aditivos para darle resistencia al fuego, a los hongos, roedores e insectos. El resultado es un material económico, totalmente ecológico y con una enorme capacidad aislante tanto térmica como acústica.

 

¿Cómo se instala ISOFLOC?

 

En cuatro sencillos pasos:

  1. Se inspecciona la zona de la vivienda que se pretende aislar.
  2. Se realiza un taladro de prospección para ver el estado de la cavidad.
  3. Se introducen las mangueras que insuflan la celulosa a presión a través de pequeñas perforaciones.
  4. Tras el insuflado, se cierran las perforaciones.